Zonas erógenas del cuerpo

chico-besando-un-ombligo-que-es-una-zona-erogena-del-cuerpo

Bien sea que quieras llegar al punto máximo de placer con tu pareja o decidas hacerlo por cuenta propia, es indispensable que conozcas tu cuerpo y como tocarlo o provocarlo. Si actualmente las mujeres tienen cierto tabú cuando se trata de exploración del cuerpo, el hombre aún tiene más tabú que estas.

¿Todas las personas comparten las mismas zonas erógenas?

Pero, si quieres sentir placer, y conocer cuáles son las zonas erógenas de tu cuerpo, este es el lugar indicado para ti.

Los casos de parejas que no poseen una química a nivel físico se debe principalmente al desconocimiento de las zonas erógenas del otro. Estamos acostumbrados a lo común y a llevar a cabio el acto sexual de manera que no nos permitimos explorar el cuerpo propio ni del otro.

Son muy pocos los casos de personas que están en la constante búsqueda de placer a través de los diversos puntos de nuestro cuerpo.

Técnicamente esto es cierto. Una de las poquísimas diferencias que existe entre cada persona es que la intensidad de la sensación es muy diferente y la sensibilidad varía mucho de persona a persona.

Además, las zonas erógenas del hombre aunque son las mismas que el de las mujeres, estas no poseen la misma sensibilidad que ellas. Es decir, las mujeres tienen muchísima más sensibilidad que los hombres.

¿Cuáles son las zonas erógenas más comunes en las personas?

Hay mujeres y hombres que son más sensibles que otros. Incluso, existen personas que a pesar de tener zonas erógenas, no tienen la suficiente sensibilidad como para sentirse excitados o provocados, pero como tal, estas son las zonas erógenas del cuerpo humano.

El cabello

  • ¿Te parece una locura que el cabello sea una zona erógena? Pues no es para nada raro. Pregúntate si has visto que mujeres se sienten más calientes cuando les halan el cabello con cierta fuerza.
  • Esto se debe a que es una zona que provoca placer siempre y cuando se sepa cómo y cuándo estimular.
  • En el caso de los hombres, quizás sea más intenso que su contraparte. El simple hecho de tener fantasías sexuales donde son dominados los hacen sentir con más placer cuando tiran de su cabello mientras están penetrando a la mujer.

Labios

  • Aunque por muy poca diferencia, la mujer tiene muchísima más sensibilidad que los hombres en los labios.

  • Es por ello que es importantísimo saber besar. No por querer dar una buena imagen y demostrar que se es un experto o experta, pero saber tocar los labios del otro puede marcar la diferencia entre la excitación y placer y una simple provocación.

Nuca y cuello

  • Mientras que el hombre siente mucho más placer y provocación en la nuca, la mujer tiene alta sensibilidad en el cuello y la nuca. Con esto no queremos decir que los primeros no se sientas excitados cuando se les toca o besa el cuello.
  • Pero increíblemente, los hombres tienen mucha más sensibilidad en sus nucas que en su cuello. Claro que la diferencia no es mucho, pero si la mujer saber cómo tocar y estimular esta parte, lo hará terminar y llegar al clímax más rápido de lo normal.

Senos y pezones

  • Esta es una de las zonas del cuerpo con mayor sensibilidad al contacto, bien sea por contacto propio o provocado por la pareja.
  • En el hombre se ubica principalmente en el pezón, mientras que en el caso de la mujer la sensibilidad de la zona cubre todo el seno. Aunque sus pezones tienen alta sensibilidad, la mayor concentración de terminaciones nerviosas se encuentra alrededor de los senos. Lo recomendable es tocar y acariciar los laterales de esta zona.

Otras zonas erógenas para estimular

Las principales zonas erógenas son esas, eso sin incluir el resto de la zona intima. Pero por otra parte, existen algunas zonas que te servirán para estimular a tu pareja o la persona que con la que quieres tener intimidad. Entre ellas están:

  • Plexo solar y abdomen.
  • Parte del brazo, específicamente por encima y por debajo de la axila.
  • Área del bikini.
  • Glúteos internos.
  • Alrededores del pene y la vagina.
  • Testículos y clítoris.
  • Pies y algunas secciones de la pierna.

¿Cómo se deben estimular las zonas erógenas?

Es imposible que te digamos la forma exacta que tienes que utilizar para estimular las zonas erógenas de tu pareja. Eso es algo que debes describir por cuenta propia y determinar qué es lo que más le excita y cómo tienes que hacerlo.

Fácilmente puedes utilizar tus manos y tu boca para provocar una mayo excitación en ella o él. Pero existen muchos casos de mujeres (por poner un ejemplo) que les fascina sentir estimulación en ciertas zonas de su cuerpo causadas por el roce de algo con textura.

Un ejemplo de ello sería una pluma o algo que cause cierto nivel de cosquillas, pero que no llegue al extremo de causar gracia. Incluso hasta la respiración es una herramienta efectiva para causar estimulación.

Las formas de causar placer están a tu disposición e imaginación. Solo debes ingeniártelas para saber elegir cuál y cómo utilizarla a tu favor. Si tienes alguna forma efectiva para estimular las zonas erógenas del cuerpo humano, compártela con nosotros y con tus amigos aquí y en tus redes sociales.