Las especies más raras del océano

Las especies más raras del océano

Existen muchos animales marinos que aún no hemos descubierto, ya que los mares y océanos de nuestro planeta esconden una gran cantidad de especies sorprendentes y aterradoras, grandes y pequeños que suelen ser de los más peculiares dentro de las aguas de nuestro mundo.

Estas son las especies más raras del momento

Pez sapo peludo

Esta especie es originaria de las aguas indonesias, es una pequeña especie que cruza el lecho marino para alimentarse. Se mueve lentamente con sus piernas amarillas que le dan el apodo de “peludo” y sus métodos de protección es ocultarse entre los oculares.

Es la única especie de su tipo en todo el Mediterráneo  Occidental y la costa atlántica de África. Para atrapar su presa, lo hace a través de un salto, ya que se encuentra dentro del género Halobatrachus, que pertenece a la familia de los anfibios.

Chauliodus

Su aspecto contradice los parámetros de lo impresionante. Esta especie no necesita presentación o aprobación de nuestra parte.

Merece ser considerado como una de las especies de los animales marinos más extraños del mundo. Este pez puede alcanzar los 60 cm de largo, tiene órganos luminiscentes que le permiten brillar en las profundidades del océano.

Puede brillar gracias al fósforo en su organismo que le ofrece el poder de la incandescencia entre las aletas y el estómago.

Cangrejo de Yeti

Esta especie es conocida recientemente por los humanos, su particularidad se encuentra en las sedas que cubren su caparazón.

Se desarrolla en diferentes colonias, pero no se conoce mucho acerca del desarrollo de su ambiente. Posee colonias de bacterias sobre su caparazón que le ayuda como antídotos para algunas sustancias tóxicas del medio ambiente.

Se hábitat natural yace en el pacifico sur, registrándose por primera vez en el año 2005 a más de dos mil metros de profundidad, en un manantial hidrotermal cerca de las islas de pascuas.

Calamar vampiro

Otras de las especies más raras del océano, este calamar puede medir cerca de 30 cm con una capa roja y negra que cubre su cuerpo midiendo alrededor de 30 cm. Estos calamares vampiros viven en completa soledad en las profundidades más oscuras del océano.

Cerdo marino

Este pez con apariencia de cerdo supera apenas los 15 cm de largo, pasa sus días deslizándose sobre lechos marinos en el Mediterráneo, donde se alimenta y se reproduce de manera.

Es muy difícil de encontrar ya que puede trasladarse más allá de los 800 metros de profundidad.

Dragones de mar

Los dragones de mar se distinguen por sus diversas y coloridas ramas que posee a su alrededor. Su hábitat se encuentra en las costas australianas, del este al sur. Esta especie debe su supervivencia a su apariencia.

Pez hacha

Otro especie marina cuya apariencia podría asustar a más de un pez desprevenido con su hacha. Sin embargo, más allá de su apariencia llamativa, tiene solo 15 cm de largo y pertenece a la fauna marina del Atlántico y el Pacífico.

Su hábitat está a 600 metros de la superficie y tiene varias habilidades de caza que lo convierten en un depredador formidable.

Específicamente, su capacidad de mezclarse con el ambiente oscuro y con el fósforo de su cuerpo, puede ver a su presa contra la luz, siendo efectivo para su supervivencia.

Tiburón volador

Su presencia fantasmagórica es de la más temida en los mares más antiguos. También se le conoce como tiburón clamidia o anguila. Es la forma de sus aberturas branquiales lo que le da la apariencia de alas.

El tiburón volador alcanza una longitud de unos cuatro metros y es de color marrón. Sin embargo, su principal característica es la flexibilidad de su cuerpo.

Para cazar, usa técnicas similares a las de las serpientes, brotando como un manantial en sus víctimas. Reside claramente en los océanos Pacífico y Atlántico.

Anémona de mar hermosa y venenosa

Apodada Venus, la anémona de mar tan hermosa como formidable, suele esperar pacientemente a que una presa se acerque a ella.

Sus pétalos son en realidad tentáculos con células urticantes armadas con diminutos arpones que inyectan veneno. Los investigadores que se acercaron a ella se sorprendieron al encontrarse con ella en esta región, lejos de las aguas del Golfo de México, donde se encontraron otros especímenes relacionados.

El ovni del abismo

Este platillo volante es una medusa que nada en la oscuridad. Los tubos de neón amarillos de Rhopalosomatidae trachymedusae son sus órganos reproductores y la masa rojiza es su sistema digestivo.

Esta pequeña especie tiene una doble serie de tentáculos, unos hacia arriba y otros hacia abajo.

Un pez andador

Esta especie de gaviota (robín del mar en inglés) no tiene la costumbre de nadar sino de caminar en el fondo del océano, gracias a sus aletas pectorales. Al igual que otra especie encontrada en aguas poco profundas, esta se distingue por sus cuatro filas de placas óseas.

Deja un comentario